¿Qué tipo de hosting le conviene a mi empresa?

    ¿Qué tipo de hosting le conviene a mi empresa?

    ¿Qué tipo de hosting le conviene a mi empresa?

    La mayor parte de las personas que inician una aventura empresarial suelen contar con un plan de negocio, con unas previsiones financieras y con un asesoramiento jurídico. Sin embargo, aún siguen siendo muchos quienes desconocen la importancia de contar con una adecuada planificación informática en cualquier empresa.

    La relevancia de contar con una adecuada previsión de dónde vamos a alojar los datos informáticos de nuestra empresa, cómo los vamos a proteger y cómo vamos a garantizar que nuestra web está siempre disponible se resume con algunos datos: el comercio electrónico superó en España los 48.800 millones de euros en el año 2019, casi un 25% más que el año anterior. Se espera que esas cifras se disparen en 2020, puesto que hemos trasladado gran parte de nuestras compras a las tiendas virtuales.


    tipo de servidor

    A esta importancia creciente de las páginas web en los canales de comercialización de cualquier empresa se suma el hecho de que hace tiempo que todos los procesos de gestión se canalizan a través de herramientas informáticas. La contabilidad, los recursos humanos, las comunicaciones… todo se gestiona a través de programas informáticos, y una empresa no puede sobrevivir hoy sin un adecuado tratamiento de toda esa información. Lo cual incluye la capacidad para asegurar que su acceso está restringido a las personas autorizadas, que no son sustraídos o utilizados maliciosamente y que están protegidos frente a cualquier ataque.

    Cómo gestionar el servidor

    Así, si quieres crear un sitio web y publicarlo en Internet para que puedan visitarlo otras personas deberás contratar un dominio y un hosting o alojamiento web.

    El dominio es el nombre de tu web, la dirección que quienes quieran visitar tu web deberán escribir en la barra del navegador. Mientras, el hosting es el sistema que sirve para almacenar la información de todo tipo que se muestra una página web. El texto, las imágenes o los vídeos de una web se alojan en un servidor, que provee un servicio de hosting.

    Afortunadamente, cada vez es más sencillo manejar todo lo relativo a nuestra página web con conocimientos de informática a nivel de usuario. Este tipo de herramientas se han ido adecuando para que su manejo sea sencillo e intuitivo, dado que en muchas ocasiones los encargados de gestionar la web pueden no tener conocimientos informáticos, especialmente en las pequeñas y medianas empresas que no pueden permitirse un departamento especializado.

    Por ejemplo, cPanel es un panel de control que ayuda al usuario a administrar su servidor de web hosting mediante una interfaz sencilla y basada en la visualización de la web, de modo que no se requieren conocimientos técnicos para realizar cambios. Este controlador es muy habitual en los hostings compartidos, que son la mayoría de los que usan las pequeñas y medianas empresas.

    Cuál es el hosting ideal para una pyme

    Cuando contrates un servicio de hosting, podrás optar por varias alternativas:

    Hosting compartido: en esta opción dispones de espacio para guardar tu sitio web y tus correos electrónicos así como los recursos necesarios para que estén accesibles a través de Internet. Todos estos contenidos se alojan en un servidor que está conectado a la red las 24 horas del día. Así, tanto tú como tus visitas podéis visualizar tu web en todo momento.

    Sin embargo, aunque se trata de un servicio compartido, el uso es completamente individual. Es cierto que el servidor no es exclusivo, sino que lo compartes con otros usuarios. Sin embargo, tendrás unos vecinos a los que no notarás: los servicios de hosting aíslan cada cuenta de cliente para que no puedan afectarse entre ellas. De este modo, cada empresa tiene su propio espacio web, memoria RAM, uso de CPU y transferencia mensual.

    Dado que el hardware es compartido, el coste para cada uno de los usuarios es menor. Por decirlo de alguna forma, es similar a compartir piso o utilizar el transporte público. Además, hay que tener en cuenta que la mejora en la potencia de los servidores ha facilitado que esta opción se haya abaratado y popularizado, permitiendo el acceso barato a los servicios de hosting. Hoy en día, por estos motivos, muchas pequeñas y medianas empresas optan por esta solución.

    Tipo de hosting ideal para una pyme

    Si buscas un hosting barato, no requieres de altas velocidades de carga y el volumen de usuarios simultáneos de tu web es bajo, quizá esta sea tu opción. El hosting compartido es también conveniente si no tienes conocimientos avanzados en la administración de servidores.

    Hosting dedicado: el proveedor poner a disposición del cliente un hosting exclusivo, de modo que pueda elegir el sistema operativo y las aplicaciones, adaptándolo a sus necesidades específicas. El hosting dedicado conviene a grandes proyectos que necesitan de todos los recursos, pero es raro que una web que acaba de ser lanzada tenga esa necesidad. Además, es considerablemente más caro, y el mantenimiento y la configuración puede requerir de conocimientos específicos, por lo que la mayoría de las pymes optan por otras soluciones igual de eficientes pero más económicas.

    Hosting virtual (VPS): se trata de una máquina virtual que el proveedor del servicio crea en un servidor físico, que queda dividido en varios servidores virtuales. Cada uno de ellos funcionará con su propio sistema operativo.

    Hosting en la nube: la información de tu web se distribuye entre varios servidores vinculados entre sí virtualmente. En este caso, deberás asegurarte de que la conexión a Internet es segura y estable, y asumirás un cierto riesgo si manejas datos confidenciales.


    Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestro blog. Puedes configurar las cookies aquí.    Ver Política de cookies
    Privacidad